Wednesday, September 21, 2011

Diego y Ramón


Muchos colotlenses conocemos a la Escuela Secundaria Foránea No. 13, Ramón García Ruiz, simplemente como la Foránea. Encontrar alguien que recuerde el apelativo del individuo al final del nombre, es mucho pedir y seria milagroso encontrar alguien que nos pudiera informar sobre los meritos del susodicho. La realidad es que don Ramón García Ruiz, fue un hombre que físicamente muy pocas veces camino por esta nuestra ciudad, y hace ya tantas décadas, que muy pocas personas vivas en nuestra comunidad, pueden jactarse de haberlo conocido.

A pesar de lo anterior su influencia educativa todavía anima la vida académica de los colotlenses y su obra esta estrechamente vinculada con la de otro insigne jalisciense, don Diego Huízar Martínez, colotlense por nacimiento.

Ramón García Ruiz, se presume visito nuestra comunidad por vez primera hacia 1929, con las primeras caravanas culturales, que promovieron el renacimiento educativo y cultural en el país, después de la revolución Mexicana. Fue también uno de los mas aferrados promotores de las escuelas articulo 123 en Morelos y un ferviente promotor de la educación socialista, desde la dirección escolar de las escuelas federales y estatales, en el estado de Jalisco.

Una vez concluido el cardenismo y cuando los gobiernos de Ávila Camacho y Alemán, le dieron marcha atrás a los postulados mas radicales de la revolución, en materia educativa y agraria, tanto Diego Huízar, como Ramón García Ruiz, quedaron atrás dando garantía por lo menos del laicismo en la educación y apoyando en lo posible las causas de los campesinos, profesores y obreros, desde el interior del mismo partido oficial. Así como apoyando desde sus diferentes cargos el fortalecimiento institucional en el municipio y la región. Ambos llegaron a ser diputados federales por el 4to distrito y Ramón García Ruiz de nueva cuenta fue jefe del Departamento de Educación Pública del Estado de 1977 a 1982.

En nuestra comunidad apoyaron a sectores tradicionalmente desligados o de plano adversos al partido del capital y del clero católico, gentes proclives a las ideas e intereses liberales. En esta tarea dieron su apoyo a la incorporación magisterial, a personas de ideas liberales o por lo menos desligadas del catolicismo, para favorecer una visión mas amplia y revolucionaria.( Eustolia Sánchez, Carmen de Ávila Robledo) En su carácter de director del sistema de enseñanza federal en Jalisco, Ramón García Ruiz, hacia 1934,comenzó a separar de su cargo a todos aquellos profesores que carecían o no mostraban una clara inclinación hacia los postulados revolucionarios. En ese sentido declaro a la prensa:

“…a todas las personas que se han acercado a la Dirección a mi cargo, en solicitud de trabajo, se les ha pedido que además de los requisitos referentes a idoneidad comprueben también su adhesión al espíritu revolucionario que sostiene el gobierno de México”.

En la etapa de la educación socialista apoyaron apuntalaron a cubrir plazas como profesores a individuos tradicionalmente anticatólicos o desligados de la religión católica, muchas personas de filiación protestante se vieron favorecidas con esta política y a la postre con el correr del tiempo fueron quienes vinieron a convertirse en el fiel del laicismo en la comunidad. Destacan entre ellos la familia del pastor protestante don Evelio Márquez, su segunda esposa Hermelinda Huízar y su hijo Víctor Manuel Márquez Huízar, quienes durante un periodo prolongado de tiempo, se constituyeron en un importante factor de poder al interior del magisterio local. De la familia de los Huízar, un crecido numero de individuos se integraron a la docencia así como personas ligadas a ellos en afinidades de ideas o intereses, tales como Lucita Curiel que fue asesinada en la comunidad de Canoas, por su celosa entrega a su trabajo educativo y de apoyo a los campesinos.

Así lo confirma la Profesora Delmi Huízar:

“Mis tíos fueron doce, seis murieron jóvenes y quedaron seis: Pancho, Rubén, Eliseo, Levi, Catalina y Sara. Ellos ya murieron todos. Entre ellos estaba Primitivo Huízar, el era militar, se de el porque dicen que peleo contra los cristeros. Otra de mis tías era Adamaris, ella vivía en Morelia., me visitaban cuando iban a Guadalajara. Otros tíos fueron: Adin, Eleazar, Víctor, y Dalila, la mayor parte de ellos fueron maestros. Entre primos hermanos y familiares de mi papa están: Víctor Manuel, Diego, Paco y Raquel Huízar, ella era maestra de la escuela de niñas. Diego Ezequiel Huízar hijo de Diego Huízar, todavía vive en Guadalajara y también Francisco Javier Huízar, otro de sus hijos. De la descendencia de Diego no se muy bien. Cuando yo estudie la normal el era director de educación del estado de Jalisco, en 1960, en ese año me recibí. Mi papá fue a visitar a Diego para ver si me ayudaba con mi plaza.

Él le dijo:
-Sabes ahorita no hay plazas.
Mi papá dijo: No quiso ayudarme.
Y me dijo pero vamos a México, allá estaba Ramón García Ruiz, que había sido inspector aquí en Colotlán y después director de Educación Pública del estado. Por Diego don Ramón nos ayudaba a todos. En México llegamos con el director de Educación Pública. Era en el mes de enero y por ello Diego Huízar no había podido ayudarnos.

Ya trabajaba mi mamá y mi papá le dijo:

-Oiga le traigo a mi hija para que le hagan el favor de darle su plaza.
Don Ramón de inmediato le dijo:
-Como no le voy a dar su plaza a la hija del tío de Diego.
En menos que canta un gallo me arreglaron, me dieron plaza de calendario tipo A, y dijo don Ramón:
-Por que ahorita no hay de tipo B”.

Es importante resaltar que si bien la educación durante el periodo del Porfiriato no fue ampliamente extendida entre toda la población infantil del municipio, las reducidas clases pudientes si se preocuparon por preparar educativamente a sus vástagos, incluso en ocasiones llegaron a contratar instructores especiales para sus hijos y el Seminario establecido por el padre Terán, sirvió para darles mayor pulimento a los ricos. La revolución Mexicana trajo un estancamiento o de plano abandono de la educación por casi una década; los primeros gobierno revolucionarios, para aliviar esta precaria situación, comenzaron a hacer hincapié en la formación educativa de la población y a buscar soluciones. José Vasconcelos, como secretario de educación de Álvaro Obregón, inicio una cruzada educativa nacional llevando libros y caravanas culturales a muchos lugares apartados de México. Y se comenzaron a implementar políticas tendientes a acercar maestros a todos los centros de población. La Guerra Cristera iniciada en 1926, volvió a detener este proceso, sobre todo en regiones como la nuestra en donde el furor cristero prendió con lumbre entre la población sobre todo del pueblo. En muchas de las comunidades, la gente, no obstante muchos de ellos ser católicos, optaron por seguir el reparto agrario y muy pronto se encontraron sirviendo al gobierno con las armas en la mano y contrapuestos con sus mismos amigos, hermanos y vecinos.

Aun cuando el conflicto cristero se dio por terminado en 1934, las hostilidades en nuestras comunidades continuaron con la segunda, y aun mas durante el periodo cardenista, con la promulgación constitucional de la educación socialista, entonces las cosas se pusieron color hormiga. El cese de los maestros procatólicos y posteriormente la persecución de los maestros gobiernistas, así como los diferentes boicots de los padres de familia dieron al traste con cualquier intento de educación. La mayor parte de las generaciones de niños y adolescentes de finales de los veintes hasta bien entrados los cuarenta, recibieron una formación académica minima, unos en salones de escuelas clandestinas y otros en escuelas oficiales y rurales, amenazadas de de ser quemadas y los profesores de ser asesinados.

Así lo recuerda don Simon Navarro:

“Yo estudie en Colotlán, pero me toco mala época, fue cuando la guerra de los cristeros. Lo que peleaba los de ese partido era que no hubiera escuelas y que no repartieran tierras. Era el partido del capital y el clero. Peleaban que no se repartieran tierras y que no hubiera educación. Muy poca escuela tuvimos nosotros. Mi papá pagaba una señorita que nos daba clases en una escuela privada, las maestras eran Lala de la Isla, Cuca Cortés y había otra Cuca del Real. Ellas formaron su escuela en donde hoy es la casa de don Salvador Mayorga. A esa escuela asistíamos mi hermano el güero y yo, además los Huerta; Luis Humberto, Isauro y Miguel. En esa escuela nos enseñaron las primeras letras, y a escondidas porque perseguían a los maestros. Allí se estudiaba primero, segundo y tercero de primaria, pero luego que se anivelaron las cosas y ya hubo escuela de gobierno, pos nos fuimos para allá. Las maestras se cambiaron también ellas. La primera escuela en la que estuvimos, fue en las tapias de Barragán, en donde es ahorita la terminal. Era una casona grande, vieja, allí las piezas que había buenas, la tomaron como salones y allí nos daban clases. Allí era de gobierno. De ahí nos cambiamos a donde es ahora el mercado, que era en ese entonces el curato. Vinieron de Guadalajara unos maestros y con las de aquí se formo la escuela. Las maestras de aquí, no estaban muy preparadas, pero si servían para los primeros grados. Ellas habían salido su primaria y eran muy listas. Yo no estudie sino hasta el segundo año de primaria, ya estaba yo grande y me dio vergüenza seguir en la escuela, así que mejor me puse a trabajar.”


Los hijos mas afortunados de las familias pudientes, a lo sumo recibieron uno o hasta dos anos de educación. La reticencia de los padres de dejarlos acudir a las escuelas socialistas, llego hasta el punto de que muchos de esos niños que nacieron en aquella época, ni siquiera fueron llevados al registro civil y solo muchos anos después, acudieron a los registros civiles, los niños ya convertidos en hombres a sacar una partida extemporánea de nacimiento.

Don Pedro Macias lo testimonia así:

“Mi tía Cleotilde era la hermana mayor, ella nació en 1898 y mi papá en 1894. Mi tía Lola fue maestra normalista que estudio en Lagos de Moreno, por aquella época aquí en Colotlán había una directora llamada Willibalda, con mucha visión y empuje, y probablemente fue ella, la que les ayudo a mis tías a ampliar sus horizontes y buscar mejores condiciones. Esto fue durante la época de la escuela socialista y los papás no enviaban a sus hijos a la escuela, y evitaban todo trato con el gobierno. Por esta causa mi hermana María y yo nos registramos hasta el año 1975, nunca habíamos sido registrados y no contábamos con acta de nacimiento. A mi hermana que nació en 1927, la bautizaron a escondidas, por allá por las huertas.”

Las familias acomodadas le dieron totalmente la espalda a la educación, con el consiguiente resultado de que una vez normalizada la situación social, fueron los grupos de profesores ligados al núcleo agrarista quienes pelearon la Guerra cristera de parte del gobierno, los que se quedaron al frente de las escuelas de gobierno y que refrendaron el carácter laico de la educación restituido por las enmiendas constitucionales del avilacamachismo.

La Hermana Aurora Soriano recuerda de aquella época:

“Yo nací en 1935 y nomás me acuerdo que en ese tiempo, la gente platicaba que llegaban a las escuelas de los ranchos gente de a caballo y cogían a los maestros que no querían seguir las enseñanzas socialistas. Que sacaban a los niños a marchar y les hacían repetir:

-Uno, dos, no hay Dios.
-Uno, dos no hay Dios.

En ese tiempo estaba muy en auge el sinarquismo, mi madre era sinarquista ella escribía letras para las canciones de moda, las parodiaba. Ella me llevaba a sus reuniones y recuerdo que yo iba a jugar y sólo me gustaba cuando cantaban sus canciones. Mi madre se llamaba Nicolasa Medrano Ortiz, era originaria de Colotlán.”

En el municipio de Colotlán muchos de los profesores de esa época procedían del grupo protestante o de familias tradicionalmente no muy ligadas a la iglesia católica. En este proceso tuvieron un papel fundamental los profesores Ramón García Ruiz y Diego Huízar, quienes ocuparon importantes puestos en la educación a nivel estatal, lo que les facilito poder insertar los elementos mas idóneos a sus ideas e intereses. En el sentir de muchos de estos profesores, se encontraban una plena identificación con los anhelos y conquistas de los campesinos agraristas de la comunidad, sobre todo aquellos que procedían del oriente de la comunidad, y vecinos e incluso peones de las grandes haciendas de la Encarnación,….quienes habían llegado a sentir en carne viva la opresión del sistema hacendario del Porfiriato y quienes imbuidos de las ideas protestantes de igualdad, libertad, pequeña propiedad etc, habían sido parte activa del proceso revolucionario. Estos profesores se identificaban con los repartos agrarios y apoyaban a las comunidades de campesinos a hacer realidad su sueno.

Alfredo Sánchez se refiere aquella época de la siguiente forma:

“Recuerdo que el colegio donde estudie se llamaba Basilio Terán, era muy bonito, tenía unos baños en el segundo patio muy arreglados. Había muchos grupos, las maestras no eran profesionistas, pero muy buenas todas, la señorita Herlinda Sánchez, Carmen Huízar, Aurora, que fue directora muchos años hasta que llego la señorita Nicolasa Ramos, ella era profesionista también de Colotlán, de los Ramos Arechiga. Cointa Ramos Arechiga, casada con don Manuel Sánchez Caballero, ella era maestra. (Pachita) Bonifacia Campa, Hermelinda Huízar, todas eran muy listas. Las Huízar todas estaban relacionadas con los agraristas. Paco muy jovencito fue inspector de escuelas. Diego y Paco Huízar eran hermanos. La familia de Paco Huízar vivía en Guadalajara, don Inés Huízar, el papá de ellos, vivía en Colotlán era el único que vivía acá. Todos los de esa familia fueron profesores, José de Jesús, Inés, Diego, ellos eran los maestros que nos educaron. Tenían también un hermano en la Barca, Guadalupe. De Paco no tengo muchos recuerdos, se casaron muy jóvenes él y Carmelita Ortega. Tendrían dos o tres años de casados cuando lo mataron, lo mataron junto con un tío de nosotros, don Segundo Ortega, primo hermano de mi mamá. Hermano de Cuculelo Ortega y de Antonio Ortega que vivía en Zacatecas.”

Diego Huízar Martínez y Ramón García Ruiz, compartían el mismo ideal y no fue casualidad que siendo ambos diputados federales por el 4to distrito en la XLII y XLIII legislaturas (en los cincuentas) apoyaran a los campesinos de nuestras comunidades a lograr el reparto de tierras, como lo atestigua el líder agrario de la comunidad del Sauz Tostado, don Martín Márquez.

El profesor Ramón García Ruiz nació en Guadalajara un 27 de agosto de 1908. Aquellos fueron tiempos de gran agitación política y militar; su familia padeció hambre y privaciones. Su padre trabajaba de maestro federal y por ello era constantemente transferido a diferentes plazas, por esa razón, la infancia de Ramón García Ruiz fue itinerante, llegó incluso a vivir en Chihuahua y en varios municipios de Jalisco. A los 13 años, se trasladó a la Ciudad de México a estudiar en la Escuela Nacional de Agricultura. Abandonó la escuela a los dos años y regresó a Jalisco; el campo definitivamente no era lo suyo; él por vocación prefirió las aulas, lo de ser maestro lo traía en la sangre y en consecuencia ingresó a la escuela normal concluyendo sus estudios en 1926, con tan buena fortuna que al poco tiempo de egresar obtuvo la dirección de una escuela en Tlajomulco, en donde laboró dos años.
De aquí en adelante, la carrera magisterial de García Ruiz fue ascendente e intensa; supo moverse en las más altas esferas políticas y su calidad de profesor y estadista de la educación se la reconocieron no sólo sus colegas sino también los hombres más poderosos e influyentes de su época.

Cuando apenas su trayectoria docente comenzaba, el Gobernador del Estado lo envió a la capital a capacitarse como jefe de educación rural. A su regreso se le asignó la inspección de Ahualulco del Mercado y luego le otorgaron la de Ameca, municipio donde conoció a la que sería su esposa.

En este intermedio, recibió un telegrama de la Secretaria de Educación Pública; dicho comunicado que le dio un giro radical a su vida, pues a través de él se enteró que había sido nombrado jefe de Educación de Morelos. Valiéndose de la autoridad que obtuvo con su nombramiento, el profesor García Ruiz mandó erigir un monumento a Zapata en Cuautla y ordenó que a él fueran trasladados los restos del Caudillo que se encontraban en Anenecuilco. Impulsó la creación de las escuelas: Artículo 123, tarea nada fácil, pues la nación vivía momentos de agitación religiosa, cuyo móvil fue la oposición creciente y popular a la educación socialista que pretendía imponer el Estado; nuevos cristeros toman las armas; entre estos defensores de la fe se vuelve práctica común mutilar profesores “ateos” o “comunistas”.

A finales de 1933, el profesor García Ruiz es nombrado secretario de Educación del Estado de México. Tiene la consigna de realizar un buen papel para ganarse la candidatura a la gubernatura del estado mexiquense. No la obtiene, pero regresó a Jalisco con el cargo de jefe de los sistemas estatal y federal de educación. Este puesto se lo ofrece el propio presidente Lázaro Cárdenas.

Pasada la época cardenistas, el futuro político del Profesor no se vio coartado, por el contrario, la administración de Avila Camacho lo acoge como Director general de Enseñanza Básica en el ámbito nacional, siendo titular de la SEP Jaime Torres Bodet.
Cuando Jesús González Gallo ganó la gubernatura de Jalisco, se le presentó la oportunidad de estar de vuelta en su Estado ocupando un alto puesto político, pues el nuevo gobernador no sólo era su amigo, además había entre ambos una estrecha afinidad de ideas. Se convierte en su secretario particular y además le otorgan, de facto, la coordinación de los sistemas de educación de Jalisco.

En 1952, encontramos al profesor en la Cámara local cómo diputado de la XVII Legislatura, para obtener dicho puesto tuvo todo el apoyo, como era de esperarse, de González Gallo.

Concluida su experiencia legislativa, el presidente López Mateos lo nombró Coordinador General de Educación Secundaria. En 1964 se jubila, mas no se desaparta de la actividad magisterial, pues lo nombran Director adjunto del Centro Regional de Educación Fundamental para el Desarrollo de la Comunidad en América Latina. Así disfrutó su jubilación el Profesor García Ruiz trabajando y recibiendo homenajes y reconocimiento. La CANACO le otorgó una medalla al Mérito y su prestigio como educador incluso trascendió las fronteras de México, pues el gobernante vitalicio de Haití, Jean Claude Duvalier, lo invitó dar una serie de conferencias en su país.

Hombre incansable y maestro de verdadera vocación, aceptó gustoso nuevamente la jefatura del Departamento de Educación Pública del Estado un 2 de marzo de 1977.
Fue durante la gestión de González Gallo cuando en las áreas rurales de nuestra región, se construyeron 20 edificios escolares modernos, gracias a la generosa intervención del Sr. Profr. Don Ramón García Ruiz, Secretario Particular del Sr. Lic. Don Jesús Gonzáles Gallo, Gobernador Constitucional del Estado. También gracias a su influencia y al cariño que siempre ha manifestado por nuestra región, se construyo el edificio para la Escuela Secundaria, en esta misma población. Estas obras fueron construidas mediante la aportación económica del Gobierno Federal, del Gobierno Local y de los distintos vecindarios.

El maestro García Ruiz, uno de los Educadores mas distinguidos de Jalisco, en nuestro tiempo, estimo mucho a la región, donde cultivo muchísimas amistades. Siempre estuvo en constante contacto con los Maestros y comunidades campesinas, ayudándolos en la resolución de sus problemas, obsequiándoles útiles escolares y equipos deportivos. A los maestros de la Zona les obsequio el mueble para la Biblioteca, así como buena cantidad de obras distintas. Hizo esfuerzos para lograr que se construyera la “Presa de los Cortez” petición planteada al Sr. Presidente Alemán, desde 1949 y también por lograrse comisionara en la Secundaria del lugar (que todavía no funcionaba) persona federal. Motivos que desconocemos hicieron fracasar sus gestiones.


Difícil es enumerar los cargos que desempeñó, pero los más importantes fueron: Coordinador de los servicios de educación preescolar y primaria de la República; miembro de la Comisión Revisora de Libros de Texto; asesor pedagógico fundador de la Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos. Fue secretario particular del gobernador J. Jesús González Gallo; vocal ejecutivo del Comité Estatal de Construcción de Escuelas y codirector del Centro Regional de Educación Fundamental para el Desarrollo de la Comunidad en América Latina (CREFAL); dirigió el Instituto de Promoción y Fomento del Deporte en Jalisco y de nueva cuenta fue jefe del Departamento de Educación Pública del Estado de 1977 a 1982.

Como docente, laboró en la Escuela de Trabajo Social, en la Escuela Nocturna para Trabajadores "José Parres Árias"; en el Centro Regional Tecnológico Industrial (CERETI), y en la Escuela Normal Superior de Jalisco.

Fue diputado federal por el IV Distrito, participó en la Unión de Educadores e Inspectores Federales de Educación, en la Unión de Educadores Jaliscienses, en la Organización Regional de Maestros y en la fundación en Guadalajara, de la Confederación Mexicana de Maestros.






Diego Huizar Martinez, egresó de la Escuela Normal de Jalisco en 1923, tras obtener una beca por parte del Gobierno del Estado. Trabajó como maestro de grupo en el sistema estatal y en el Colegio Internacional. En la Dirección General de Educación Primaria, Especial y Normal se desempeñó como director de escuela, inspector de escuelas particulares y secretario particular del director de dicho organismo, Manuel Martínez Valadez.
En 1931, fue becado por la Secretaría de Educación Pública, a la Escuela de Altos Estudios en México que dirigía el Dr. Pedro de Alba. Allá estableció contactos con maestros como Antonio y Alfonso Caso, Vicente Lombardo Toledano, Ezequiel A. Chávez, Luis Osorio Mondragón, Carlos Trejo y Lerdo de Tejada, Jesús Silva Herzog, Moisés Sáenz y José Ángel Ceniceros.

De nueva cuenta en Guadalajara se reincorporó al sistema educativo local, pero, más tarde, por cuestiones políticas, fue separado de su cargo refugiándose nuevamente en la capital.

Con el apoyo de Rafael Ramírez y de Ramón García Ruiz, funcionarios ambos de la Secretaría de Educación Pública, consiguió una plaza de Maestro Rural "C" en la ciudad de Toluca, ingresado así a las filas del sistema federal.

Más tarde obtuvo el cargo de inspector de la Primera Zona del estado de Chihuahua y posteriormente por gestiones de Ramón García Ruiz, entonces Director Federal de Educación en Jalisco, y del poeta Manuel Martínez Valadez, diputado federal, la Secretaría de Educación Pública le concedió su cambio al estado de Jalisco en enero 1935.

Atendió las Zonas de Tepatitlán, Tecolotlán y Guadalajara, y ocupó por un lapso breve la Dirección de Educación Federal.

Don Diego ocupó también la Dirección de la Escuela Preparatoria de Jalisco en 1936. Fue catedrático de la Facultad Obrera, dependiente del Instituto Social de la Dirección de Estudios Superiores, impartiendo Historia del movimiento obrero internacional, y trabajó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Guadalajara, con las cátedras de Historia de México e Historia de Grecia y Roma.

Con grandes inquietudes políticas, el profesor Huízar combinó sus actividades docentes con las sindicales.

Fue toda una figura en el gremio. Desde su época de estudiante organizó una Asociación de Estudiantes Normalistas; ocupó la Secretaría General de la Liga de Resistencia de Maestros de Jalisco afiliada a la CROM. Militó en la Organización Regional de Maestros y en el Bloque Revolucionario de Maestros. Participó además en el Frente Único Anticlerical de Maestros, en la Confederación Mexicana de Maestros, en el Grupo Acción Revolucionaria, y en la Central Única del Magisterio.

Así mismo, tomó parte en la fundación de la Federación Mexicana de Trabajadores de la Educación (FMTE), y de la Sección 16 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), de la que fue Secretario General.

Participó destacadamente en los Congresos más importantes y trascendentales del magisterio mexicano desde 1932. Se van, con Don Diego, los testimonios vivos de una época de gran efervescencia política jalisciense.

Fuente informativa: internet

6 Comments:

Anonymous Anonymous said...

HASTA QUE HICIERON ALGO QUE VALIO LA PENA. FELICIDADES.

26 September, 2011 16:08  
Anonymous Anonymous said...

Estas historias estan muy excelentes porque aportan y demuestrean el espiritu de servicio de las personas que en aquellos tiempos poseían el conocimiento y lo compartían, además de motivar a la superación y el desarrollo por parte de sus púpilos. Excelente aportación e investigación porque en lo personal desconocía el historial de este personaje. Simplemente Felicidades por este trabajo.

27 September, 2011 18:23  
Anonymous Anonymous said...

A Don Diego Huizar lo vi en alguna ocasion en lo que era antes la Facultad de Filosofía y Letras de la U. de G. (ahora CUCSH o algo así) era una persona ya con bastantes años y era increíble como lo saludaban maestros y alumnos de esa escuela y el respeto que le profesaban. Obviamente en ese tiempo y no obstante ser de Colotlán, yo no sabia la trascendencia de esta persona, pero aún con eso me dejo sorprendido el respeto con que trataban a este señor.
De las personas que se mencionan y que fueron familiares de Don Diego Huizar aún hay en Guadalajara varias de ellas dedicadas al magisterio y en lo personal conozco a uno de ellos que sin ser de mucha edad tiene tambien una gran trayectoria profesional en ese ámbito. Y siguen siendo personas con una gran humildad no obstante su preparacion.
Humildad de la que le hace falta a muchos funcionarios.

28 September, 2011 18:03  
Anonymous Anonymous said...

Para el que dice "hasta que hicieron algo que valio la pena". Esperamos tu aporte en este espacio con la investigacion que realices. Porque lo mas comodo es esperar que los demas hagan y despues solo criticar.
No me interesa polemizar, solo es reflexión y soy un lector de este blog el cual considero en general muy interesante, y creo que en repetidas ocasiones han hecho "algo que valio la pena".

28 September, 2011 18:07  
Anonymous Anonymous said...

MUY INTERESANTE ESTE PERSONAJE FELICIDADES A QUIEN NOS COMPARTE ESTE BLOG TAN NUESTRO...GRACIAS

29 September, 2011 19:25  
Anonymous Anonymous said...

Aportemos, dijo el otro.

02 October, 2011 20:28  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home